domingo, 26 de agosto de 2012

1


En cualquier momento, todas nosotras podemos parar de pagar el alquiler, hipoteca, impuestos, mercancías; Ellos estarán impotentes ante nosotras si lo hacemos todas a una.
En cualquier momento, nosotras podemos dejar de ir a trabajar o a estudiar – o asistir y negarnos a cumplir ninguna orden o a abandonar las instalaciones, convirtiéndolas, en cambio, en centros para la comunidad.
 En cualquier momento nosotras podemos hacer trizas nuestros documentos de identidad, quitar las matriculas de nuestros vehículos, destrozar cámaras de seguridad, quemar dinero, deshacernos de nuestras carteras y ensamblar asociaciones cooperativas para producir y distribuir cualquier cosa que necesitemos.
En cualquier momento, mientras mi turno se arrastra, me encuentro a mi misma pensando sobre este asunto, ¿realmente soy la única persona que alguna vez a tenido esta idea?. Puedo imaginar todas las objeciones habituales, pero podemos apostar a que si esto empieza en alguna parte del mundo, cualquier otra persona en cualquier parte se sumara rápidamente. Pensemos en cambio en las inexplicables maneras en las que estamos desperdiciando nuestras vidas.
¿Que debe hacer falta para que empiece la reacción en cadena?
¿Dónde tengo que ir para encontrar gente que no solo odie su trabajo, sino que están preparadas para acabar con el trabajo asalariado de una vez por todas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada